sábado, 17 de noviembre de 2007

Principia

14 de Noviembre de 2007

Ver mapa más grande

Ponemos rumbo a Málaga con los alumnos de 1º y 2º de ESO. Desde finales del curso pasado tenemos una cita con el Centro de la Ciencia “Principia. Combinamos esta visita con un breve pero intenso paseo subiendo hasta Gibralfaro. Desde allí contemplamos Málaga a vista de pájaro: el puerto, el mar, los jardines.... aprovechamos para desayunar.

A las doce, entramos en Principia.

Nos reciben en un salón, la Sala Faraday. Allí se realizan demostraciones de Electricidad, Presión atmosférica y Química. La Ciencia puede ser divertida y puede realizarse con materiales muy a la mano. La sesión dura, aproximadamente, unos tres cuartos de hora.

A partir de ahí, nos dividimos en dos grupos. Mientras unos entran en el Planetario y se van de viaje espacial recorriendo el Sistema Solar y las inmediaciones de la Galaxia, el otro grupo entra en la Sala de Exposiciones Tomás Hormigo, donde más de 70 módulos interactivos les esperan. El recorrido por esta sala está guiado y atendido por monitores, que van explicando cada uno de los módulos y ayudando a realizar las distintas actividades que se proponen. Experiencias sobre el movimiento de la Tierra, electricidad, espejos, poleas, mesas de billar, giroscopios, antenas parabólicas....


Al cabo de dos horas, finaliza la intensa visita. Más de uno sigue dándole vueltas en la cabeza a lo que acaba de ver...



P.D.La atención y la entrega que prestan los componentes de Principia es digna de todo elogio. Desde su inicio han enfocado este Centro de la Ciencia a la Comunidad Educativa y eso, la verdad, se nota. Los alumnos están atendidos y guiados en la sala de módulos, comprenden y se maravillan con los experimentos. Se sienten a gusto e incluso alguno vuelve con ganas de fabricar algún raro artefacto científico. Es una experiencia verdaderamente interesante que debe mucho al entusiasmo del personal del Centro.

2 comentarios:

Sparrow dijo...

Una buena jornada, sí señor.

j p dijo...

...no estuvo mal, ciertamente... y regresamos todos